Que hacer en Innsbruck y alrededores

Qué hacer en Innsbruck y alrededores

Innsbruck, la capital del Tirol, es una preciosa ciudad alpina ubicada en el oeste de Austria con casas en tonos pastel que bordean las verdes aguas del río Inn. Y todo esto al amparo de de las impresionantes montañas cubiertas de nieve de los Alpes. Innsbruck es famosa por sus excelentes estaciones de esquí pero te equivocas si piensas que es un destino para disfrutar tan solo en invierno. En verano también puedes disfrutar de su encanto. No dudes que en cualquier época del año hay mucho que hacer en Innsbruck y alrededores de Innsbruck.

Recorrer el casco viejo

El barrio antiguo tiene forma semicircular, rodeado por un anillo de calles conocido como Graben (Moat). Hoy día es una zona peatonal donde se puede pasear por 800 años de historia. Con sus fachadas estrechas, hermosas puertas, ventanas orientables, casas medievales con contrafuertes y fachadas porticadas, el casco antiguo de Innsbruck está lleno de excelentes ejemplos de arquitectura tirolesa con influencias del sur. Esta arquitectura medieval se mezcla con suntuosos edificios renacentistas, barrocos y rococó.

Nordkette

La cordillera de Nordkette son esas montañas majestuosas que acompañan al viajero desde que llega a Innsbruck. La mejor manera de llegar a la cima es en el funicular Hungerburgbahn desde el mismo corazón de la ciudad. Es un viaje sobre el río Inn, y bosques de abetos rojos hasta llegar a la cima. Antes se hace una parada en Seegrube y Hafelekar a 2.300 metros de altura, desde donde tendrás unas vistas de 360 ​​grados, que te aseguro, será una de las experiencias más emocionantes. Hay panorámicas que son espectaculares, pero esta..se te mete en el alma.

Hay restaurantes en cada plataforma de parada, y numerosas rutas de senderismo recorren la montaña. Así que te recomiendo recoger información turística de Innsbruck donde informarte de los diferentes pases y tarjetas turísticas y sus respectivos descuentos y ventajas.

El tejado o tejadillo dorado

Es posiblemente el símbolo más famoso de Innsbruck. Esta estructura compuesta decorada por 2.738 azulejos cobrizos dorados conmemora la boda del emperador Maximiliano I con Blanca María Sforza. El emperador y su mujer utilizaban el balcón para observar festivales, torneos y otros acontecimientos en la plaza central del casco antiguo donde se encuentra. En el interior del balcón se pueden ver los escudos de Maximiliano I y escenas de su vida, así como pinturas de caballeros medievales.

Palacio Imperial o Hofburg

Es uno de los palacios más importantes de toda Austria, perteneciente a la dinastía de los Habsburgo. Fue construido en el siglo XVI y mezcla estilos renacentistas y barrocos. Se puede visitar el interior en un tour que dura unos 60 minutos. Si bien el exquisito exterior se atribuye a la emperatriz María Teresa, el interior es igualmente impresionante, con 20 habitaciones llenas de frescos y murales. Los apartamentos imperiales, el Salón Gótico y el patio del palacio hacen que te sientas como si fueras de la realeza mientras paseas por el edificio.

Trampolín de Salto de esquí de Bergisel

Situado en la colina de Bergisel, este trampolín forma parte de la famosa competición de los Cuatro Trampolines que se realiza a principios de año. Desde su mirador podrás disfrutar de hermosas vistas del centro de Innsbruck y las montañas Nordkette. Tiene 47 metros de altura y capacidad para 28.000 espectadores. En el piso superior hay un restaurante de alta cocina donde podrás reponer fuerzas si has estado paseando por la montaña, que es lo más probable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.